Entrevistas No a su imagen 01

Presentación

8 de febrero de 2007

En Future Primitive

Johanna: Hola a todos los oyentes de Future Primitive. Estoy feliz hoy de presentar una parte nueva de nuestra web que está dedicada a charlas con John Lash. El tema de estas charlas será su libro Not in His Image. Ésta es la primera de una serie de diez charlas que serán publicadas en Future Primitive dos veces al mes. Entrevistaré a mi colaborador y amigo de largo tiempo sobre su libro que presenta una visión completamente nueva del Gnosticismo, los Misterios y la religión de la Diosa.

Not in His Image fue publicado en noviembre de 2006 por Chelsea Green, una editorial dedicada a la práctica y la política de la sostenibilidad. Algunos de vosotros puede que conozcáis Chelsea Green por sus libros sobre el calentamiento solar, la agricultura orgánica y otros temas relacionados con la ecología y la vida alternativa durante ya más de veinte años. Con el libro de John, Chelsea Green está desafiando a la ideología y las creencias que amenazan la supervivencia en este preciado planeta y presenta la cuidadosa recuperación que hace John del mito gnóstico de la diosa de la tierra, Sophia, a quien hoy llamamos Gaia.

Así que estoy encantada de presentar este programa que será publicado en una nueva página de Future Primitive para que podáis haceros una idea previa de lo que irá viniendo:

  • 22 de febrero 2007: El virus de la religión salvacionista.
  • 8 de marzo, 2007: Los telestai, chamanes y videntes que crearon la civilización clásica de Europa y el Próximo Oriente.
  • 21 de marzo, 2007 (equinoccio de primavera): Charla especial sobre la Diosa Sophia y la recuperación de la sabiduría pagana y el camino de la ecología sagrada.
  • 4 de abril, 2007: El fenómeno extraterrestre/OVNI y su importancia en nuestra conexión con la tierra.

La charla de hoy se centrará en las ideas claves que presenta Not in His Image. Aquí estoy con John un día lluvioso en Andalucía. ¿Cómo empezamos? ¿Por qué no explicando la diferencia con la que has manejado el material gnóstico, en especial, los textos Nag Hammadi, si lo comparamos con la forma con que otros eruditos han tratado este material?

John: Gracias, Johanna. Es un lugar excelente para comenzar, porque yo lo considero muy frustrante y exasperante, y las personas que escuchan esta entrevista y mucha gente que ha intentado indagar en los materiales gnósticos compartirán la misma respuesta que yo. Los textos Nag Hammadi, que fueron encontrados en Egipto en 1945, fueron traducidos al inglés en los años 70 y editados por James Robinson. Mucha gente habrá visto este libro en las librerías titulado The Nag Hammadi Library in English. Si habéis intentado leerlo seguramente os habréis sentido frustrados porque es extremadamente difícil entender las traducciones que se han hecho de este material tan poco claro.

Cuando comencé a explorar este material hace muchos años, me preocupó la poca claridad que tenía y, al mismo tiempo, me sentía impulsado por la idea de que había algo muy importante en esta información. Para aclarar ese material creo que será útil que explique la dificultad del material en sí.

Existen dos puntos de dificultad -me refiero no solo a la dificultad para el lector normal sino también para los eruditos-. La primera dificultad es que la mayor parte del material que se conserva de las enseñanzas del Misterios y de los gnósticos está en lenguaje copto. En mi opinión, el copto no es una lengua de verdad que surgiera de una base histórica y antropológica. Parece ser algo así como una escritura abreviada que fue inventada en torno al siglo I d. C. en Egipto y los eruditos están de acuerdo en que el propósito de esta escritura abreviada fue transcribir los jeroglíficos egipcios en un tipo de lengua que se pareciera al griego, así que en copto una de cada cuatro o cinco palabras en realidad es una palabra griega. Yo creo que el copto fue un tipo de escritura abreviada que usaron los escribas en un intento desesperado de transcribir los jeroglíficos en una época en que cada vez había menos gente que supiera leerlos. Al mismo tiempo, y ningún erudito puede explicar esto, el copto se usó para transcribir los materiales de las enseñanzas gnósticas. El resultado de esta larga historia es que es muy desafortunado que haya sucedido de esta manera porque el copto es una lengua muy extraña, no puede abarcar ideas abstractas, es muy difícil de explicar o desarrollar puntos refinados de filosofía y cosmología en copto. Sin embargo, el copto es el lenguaje en el que se han preservado la mayoría de los materiales gnósticos.

Un equipo entero de eruditos dirigido por James Robinson comenzó a traducir estos textos en copto al inglés durante los años 60 y 70 y el resultado es el material que tenéis y si compráis ese libro os sentiréis decepcionados al descubrir que es casi ilegible.

Es importante entender esta parte de la historia, es decir, que nos encontramos con una gran desventaja en la tarea de la recuperación de este material copto por la manera con la que fue transcrito. Pero existe una segunda desventaja y aquí es donde volvemos a la pregunta de Johanna, que es tan importante, ¿cuál es la diferencia entre la forma en que manejo este material copto y la forma de los demás eruditos? La mayoría de los eruditos -y respeto mucho a los eruditos gnósticos como Elaine Pagels- provienen de un trasfondo cristiano o judeocristiano y, de manera unánime, intentan ver los materiales gnósticos como un producto del Cristianismo temprano, de ahí el término los evangelios gnósticos. Explico en mi libro que ese término es bastante confuso porque, de hecho, los materiales gnósticos no son evangelios que pudieran ser comparados con los evangelios del Nuevo Testamento. Así que la diferencia principal de mi tratamiento de estos materiales es que no los veo como una forma alternativa del Cristianismo o versiones tempranas de los evangelios cristianos que de alguna manera fueron editados a partir de la Biblia. He profundizado en este material de una manera selectiva con la intención de extraer elementos particulares que no son cristianos, que son precristianos y no-cristianos y, hasta cierto punto, incluso anticristianos. Y existe un componente extenso de material anticristiano en los escritos Nag Hammadi. Nunca vais a tener esa impresión si leéis Los evangelios gnósticos de Elaine Pagels. Con el debido respeto, ese libro llevó el Gnosticismo al público en general, pero al mismo tiempo, le asoció al Gnosticismo una concepción engañosa, es decir, que el Gnosticismo era simplemente una forma alternativa de ciertos documentos cristianos iniciales. Para nada es esto así y demuestro en mi investigación de los materiales gnósticos que existe una cantidad importante de enseñanzas y filosofía que refuta ciertas ideas básicas del Cristianismo como la figura del mesías, la idea de los elegidos, el apocalipsis y todo el plan de la redención que encontramos en las enseñanzas bíblicas.

Recordemos, después de todo, que los gnósticos fueron considerados herejes por los primeros cristianos y los ideólogos cristianos, así que tenemos que preguntarnos a nosotros mismos que, si los materiales gnósticos son solo versiones alternativas del Cristianismo temprano, ¿cómo podrían haber sido considerados materiales heréticos y tan peligrosos y amenazadores para el Cristianismo?

Lo que hago en mi libro es intentar responder a esa pregunta y explicar que, de hecho, existe mucho material en el núcleo de los escritos coptos que se opone al mensaje del Cristianismo. Así que el trabajo que he hecho con los materiales Nag Hammadi y otros escritos gnósticos es intentar recuperar y restaurar el mensaje no-cristiano y pagano que se puede encontrar en esos materiales.

Johanna: Gracias, John. Mi siguiente pregunta es acerca de algunos de los libros sobre la historia europea: ¿Por qué pensaste que era importante incluir algunas descripciones de la historia europea en tu libro?

John: Gracias Johanna. Esta cuestión es muy útil para dar una orientación a mi libro porque es un libro denso y tiene algunos capítulos al principio, en la parte I, que se ocupan de la historia europea. Quisiera señalar que no se trata de un estudio histórico y no hace un repaso generalizado de la historia de Europa. Me centro en un acontecimiento en particular que yo considero el hecho más decisivo de toda la historia de Europa, que es la eliminación de la civilización clásica por parte del Cristianismo. Existen muchos libros escritos sobre este tema y yo señalaría que la diferencia entre el tratamiento que yo le doy al tema y el resto de los libros es que los demás libros tratan este acontecimiento como algo muy bueno. Yo no lo veo así. Yo me pongo en el punto de vista de los perdedores, de la gente que fue vencida y eliminada en este proceso, es decir, presento una visión (pues mi libro no es una investigación histórica en profundidad), pero presento una introducción de la eliminación de la civilización pagana desde el punto de vista de un pagano, y mi propósito al hacer esto es mostrar en primer lugar la parte positiva de la civilización pagana y clásica de Europa. No es mi intención idealizarla y negar que, en muchos casos, se basaba en la esclavitud y otras injusticias. No era un sistema social perfecto, pero en la parte introductoria de mi libro, la parte I, aporto un boceto de lo que sería la civilización pagana poniendo énfasis en su aspecto humano en ciertas formas.

El propósito de mi tratamiento de la historia europea es simplemente mostrar que perdimos algo cuando el Cristianismo eliminó al mundo pagano. También es mi propósito mostrar que ese proceso, que ha sido celebrado por muchos historiadores como el triunfo del Cristianismo, no es en realidad algo que ocurrió porque llegó el Cristianismo con un mensaje que parecía mejor que la filosofía del mundo pagano. Que yo sepa, e intento ser equilibrado y sensato con mi análisis histórico, aunque puede tener fallos en algunos aspectos porque yo no soy un historiador, pero que yo sepa, el triunfo del Cristianismo no se debió a que el Cristianismo tuviera un mensaje mejor o verdadero, sino que se debió en gran medida a la extorsión, la coerción, la agresión y a un tipo de dominación muy imperialista que estaba relacionado con el mensaje cristiano. Señalo el hecho de que, cuando el emperador Constantino en el siglo IV estableció el Cristianismo como la religión del Imperio romano y declaró ilegal el Paganismo, se validó la ideología de conquista y conversión que había heredado el Imperio romano. Así que el matrimonio del mensaje cristiano de la salvación y el amor con el Imperio romano es a lo que quiero llegar en esos capítulos.

Solo quiero demostrar dos cosas: primero, que con la aniquilación de la civilización pagana perdimos algo extremadamente valioso y rico que era esencial para el ulterior desarrollo de la humanidad; en segundo lugar, que esa derrota no llegó de una manera natural sino que se hizo por la fuerza. La gente europea fue invadida por la filosofía salvacionista del cristianismo, que llegó de Palestina. Palestina era un lugar único hace 2.000 años, como lo es hoy en día, pues era el lugar del Imperio romano que vio nacer al mensaje salvacionista del mesías, la encarnación del hijo de Dios que viene al mundo a morir para redimirnos. Y desde Palestina, que estaba en el corazón del Imperio romano, ese mensaje se extendió a Europa y fue usado para convertir a la fuerza y derrotar a los pueblos indígenas europeos o nativos europeos, que podrían ser comparados a los nativos americanos.

Así que en el tratamiento histórico de mi libro muestro el impacto de ese proceso y pongo el acento en que esto no fue nada que los pueblos indígenas de Europa aceptaran por voluntad propia y de corazón, no lo aceptaron porque pensaron que el Cristianismo tuviera un mensaje de amor al que no pudieron resistirse o que ofreciera una mejor forma de vida. Fue algo que les fue impuesto y, en ese proceso, toda la religión basada en la tierra, de la que ellos habían vivido durante miles de años, fue erradicada.

Así que la pieza clave del tratamiento histórico, que introduzco en la parte I del libro, es que estamos perdidos, espiritualmente perdidos, en el mundo occidental de hoy y en ese respecto uno a Europa y América porque las mismas raíces de la espiritualidad occidental fueron arrancadas de manera violenta por el ascenso del Cristianismo. Y así es cómo comienza mi libro.

Johanna: Y ahora mi pregunta favorita, y lo sé porque hemos hablado de eso muy a menudo, pues consideras una característica esencial de tu libro, quizás la más esencial, la conexión Gaia-Sophia. ¿Puedes explicar esa conexión y por qué le das tanto valor a esa cuestión de tu trabajo?

John: Gracias de nuevo. Esta cuestión va al corazón del mensaje de mi libro. No fue fácil resolver toda la imagen histórica de la que acabo de hablar y tampoco fue fácil acceder a estos materiales gnósticos. Me ha costado unos 10 años el trabajo con Nag Hammadi y con los materiales gnósticos en copto, aunque los conozco desde hace unos 30 años -fui a la universidad de Lovaina en Bélgica donde tienen una biblioteca de talla mundial y donde hay eruditos que estudian estos textos y expertos en este material copto-. Todo el trabajo que he hecho como erudito para restaurar este material y extraer el mensaje pagano y gnóstico ha estado centrado en un objetivo, una meta fundamental, que es representar en términos modernos la visión de Sophia. Esta visión del mito de la diosa Sophia fue el mito central guía de los gnósticos y de los Misterios paganos y fue, podríamos decir, el corazón y el alma de la espiritualidad pagana en Europa y en el Próximo Oriente, es decir, el Levante, Líbano y Siria, la cuenca del mediterráneo.

Cuando analizáis la Europa antigua, una de las cosas que podéis decir es que ayuda pensar que no solo se trataba de los países europeos que conocemos (España, Italia, Grecia y demás) sino que abarcaba los países que hay alrededor de la cuenca mediterránea.

En toda esa extensa área existía una red de escuelas del Misterio, una red de enseñanzas de iniciación que estaba localizada en diferentes regiones, y los maestros de esas escuelas -a quienes podemos llamar gnostikoi o telestai- eran videntes y chamanes que se habían desarrollado desde épocas muy antiguas y habían heredado y desarrollado una visión de la Tierra, una visión de la inteligencia, un propósito de la vida en la Tierra, y esta visión estaba basada en la historia de una diosa que tenía muchos nombres: Isis es uno de los más conocidos, Deméter es el nombre de los misterios eleusinos (que significa “la diosa madre”) y Sophia, que es la palabra griega para “sabiduría”.

Lo que he podido recuperar mediante mi trabajo con este material gnóstico y reconstruir a partir de los códices Nag Hammadi y otros textos relacionados es el mito de esta diosa y, mientras estaba en este proceso de recuperación y dándole una forma coherente en los últimos diez años antes de escribir mi libro, aprendí dos cosas que son realmente notables.

Lo primero es que, debido al sesgo y los ángulos muertos de los eruditos hasta este momento, nadie ha sido capaz de reconstruir este mito completamente porque, desafortunadamente, debido a la tremenda destrucción y la violencia brutal que se ejerció contra los místicos paganos, quedan muy pocas evidencias del mito de manera coherente. Solo nos quedan fragmentos que son como un puñado de trozos de cristal de un inmenso mosaico y hay que intentar reconstruir el mosaico a partir de esos pocos fragmentos, eso es parte del problema. Nadie, que yo sepa, excepto yo,  ha hecho el intento de recomponer todos los elementos y darle una secuencia coherente a la historia de Sophia. Esto es lo que hago en el libro y también en la web metahistory.org. Lo he recuperado en nueve episodios en el libro Not in His Image.

La segunda cosa que aprendí fue una idea fantástica y muy inspiradora: llegué a entender que este mito de Sophia y la Diosa Caída era en realidad la historia de nuestro planeta. Así que es la historia de Gaia -como llamamos al planeta hoy en día- y ahí es donde hice la conexión Gaia-Sophia. Algunos de vosotros que escucháis Future Primitive también seréis lectores de la web hermana, metahistory.org, y sabéis que en metahistory.org he incorporado una enorme cantidad de material sobre Sophia y el mito de Sophia, que es complementario a la información que ofrezco en el libro.

Lo maravilloso es que ahora tenemos la oportunidad de leer este mito, aprender un mito que los místicos paganos enseñaron durante milenios y tenemos la oportunidad de volver a absorber la sabiduría que ellos tenían y dejarlo entrar en nosotros como un alimento, pues este mito es una forma de alimento espiritual. No solo se trata de una historia o un mito entendido como algo inventado. De hecho, yo no creo que sea un invento en absoluto, creo que es una explicación fiel y precisa del origen de nuestro planeta y de la inteligencia viva de la Tierra.

Así que una cosa que siento, que es excepcionalmente maravillosa, es que mi libro es algo así como una bengala que ha sido lanzada al cielo y creo que hay muchas personas ahí afuera que han estado esperando esta señal. Creo que lo que digo en mi libro no va a ser nada nuevo, aunque es novedoso en un sentido, pero para muchas personas no va a ser nuevo porque van a leer algo que ya está floreciendo en sus mentes. Y creo que en el mito gnóstico de Sophia tenemos una forma de mantener la historia de la Tierra y nuestro papel en la evolución de Gaia. Por primera vez en 2.000 años, desde que esta información fue destruida, tenemos la oportunidad no solo de sentir a Gaia, de empatizar con Gaia, de pensar en Gaia, sino que de hecho tenemos la oportunidad de comunicarnos y participar en la evolución de Gaia, y la clave de esa experiencia -que es una enorme aventura- yace en este material gnóstico que yo he recuperado y restaurado durante los últimos 10 años.

Así que me siento encantado de que el libro esté teniendo una maravillosa recepción en muchas áreas, me encantó ver en mi cumpleaños -que es también el 60º aniversario del descubrimiento de los Códices Nag Hammadi- una crítica en el LA Times hecha por un historiador religioso y eso es muy favorable. Pero aparte del éxito en la crítica que pueda tener el libro, que es importante, me siento muy animado cuando veo que la gente que escribe a metahistory y futureprimitive está recibiendo el mensaje del libro y está conectando con la historia de Gaia-Sophia de la manera que a mí me gusta que suceda.

Johanna: Gracias por tus palabras, John. Te quería preguntar si existe una idea o una impresión duradera que la gente sintiera leyendo tu libro, ¿cuál sería?

John: Bueno, eso es difícil de evaluar porque creo que mi libro tiene algunas características que satisfacen las necesidades de la gente hoy: el deseo de la humanidad de conectar con Gaia y alcanzarla de una u otra forma. Pero yo diría que el mensaje más importante que quisiera que la gente rescatara de mi libro es que no es a través de la fe ciega en Dios sino entrando en la imaginación de la Tierra misma que encontramos las experiencias religiosas más profundas de nuestra especie. Y esto no solo se refiere al verdadero camino religioso de nuestra especie sino que es el único camino.

Johanna: Bien, sintonizaros todos de nuevo el 22 de febrero de 2007 pues hablaremos de nuevo con John sobre el virus de la religión salvacionista.

Anuncios