Ciencia somática

el

Capítulo 22: Imaginación divina

En las enseñanzas del Misterio gnóstico se presenta una metacrítica lúcida de las creencias derivadas de la autoridad exclusivamente masculina. También ofrecen a la tribu humana un mito alternativo, un cuento ecofeminista, alineado con Gaia. La participación en el mito de Sophia es voluntaria y personal, abierta y no institucional. El mito enseña que nosotros, la especie humana, no estamos hechos a la imagen de un dios creador masculino o de cualquier dios o diosa. Refuta el dogma patriarcal de que estamos “hechos a Su imagen” y nos advierte de la desviación mística debida a la igualación de Dios con el individuo. La experiencia de aprendizaje definitiva viene de la contemplación apasionada con los ojos de la imaginación. Vemos el cosmos, y lo que somos en el cosmos, mediante el poder del entendimiento iluminado biológicamente sustentado. De esta forma, y solo de esta forma, podemos saber que somos instrumentos autoguiados de la imaginación divina, no proyecciones del egotismo divino. Cuanto mayor es el alcance de la epinoia más humilde es la visión que presenta. La imaginación mítica es nuestro poder innato para ver por nosotros mismos cómo funciona el cosmos y cómo los dioses juegan, pero no es una licencia para jugar a ser Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s