La luz de la instrucción

Capítulo 8: Dentro de los Misterios

La desinformación sobre la iniciación que comenzó con Clemente ha florecido a través de las épocas. Su formulación de la igualdad Dios-individuo ha sido aceptada con avidez por los defensores del Gnosticismo de la Nueva Era, quienes ven en ella una confirmación de su creencia de que los humanos son en esencia divinos. ¿Es concebible que la experiencia del Misterio de la autotrascendencia a través de la muerte temporal del ego pudiera haber conducido a tal visión? La lección por antonomasia de los Misterios fue que ningún ser humano es en esencia divino, sino que cada individuo está dotado de una dosis de inteligencia divina (nous). Los gnósticos enseñaban que somos instrumentalmente, más que esencialmente, divinos. El factor divino está presente en una facultad que poseemos, una facultad que necesita ser cultivada, y no en nuestra conciencia como tal –especialmente no en nuestra conciencia del yo–.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s